Categorías
Series y películas

The Tragedy of Macbeth Review: Una ambiciosa adaptación de Shakespeare que abandona a sus audiencias

William Shakespeare, el dramaturgo inglés ha tenido tal impacto tanto en el medio literario como en el teatral, que sus historias han tomado diversas formas y formas a lo largo de los siglos. Su narración dramática y trágica de Macbeth solo se ha contado en más de 25 idiomas; cada uno con una reiteración completamente diferente del original. Estas adaptaciones no solo han convertido el cuento en historias culturalmente más apropiadas, sino que también han utilizado el increíble quid de la política y la humanidad en su centro para mostrar que su naturaleza siempre verde nunca perecerá.

Desde Macbeth de 1908 del director J. Stuart Blackton hasta su interpretación más reciente de la era COVID en la película malayalam de Dileesh Pothan «JOJI», el texto clásico ha tenido un cambio de imagen total. Por tanto, sorprende que «La tragedia de Macbeth» de Joel Coen no revitalice el texto y le dé un tratamiento más urgente y actual. En cambio, simplemente lo reduce a lo esencial y usa las propias palabras de Shakespear para decir algo «terriblemente malvado».

Para los no iniciados y felizmente ignorantes, La tragedia de Macbeth trata sobre un valiente general escocés llamado Macbeth (interpretado por Denzel Washington), quien, en su camino de la victoria sobre las fuerzas aliadas de Noruega y Finlandia, se encuentra con las infames ‘tres brujas’. Las tres hermanas parecen siniestras y sus profecías, aunque peculiares y sorprendentes, plantan algo dentro de la mente y el alma de Macbeth. Ellos predicen que el general pronto será el Thane de Cawdor y luego el rey, a partir de entonces.

También lo acompaña su sargento Banquo (Bertie Carvel), quien le pide que no haga caso de las brujas y vaya a saludar al rey con cara de victoria. Macbeth, aunque completamente tranquilo y sereno al conocer a su rey Duncan (interpretado por Brendan Gleeson), se siente frustrado por anunciar a su inútil hijo Malcolm (Harry Melling) como su heredero. Mientras tanto, Lady Macbeth (Frances McDormand) siente el malestar de Macbeth; y al hacer una introspección sobre las profecías de las brujas, trata de obligarlo a cumplir los siguientes pasos él mismo. Macbeth, que había desarrollado un trance ambicioso dentro de sí mismo, se vuelve codicioso y decide quitarle la vida al rey.

Lo que sigue es un acto de traición con carga política que conduce a la locura y la paranoia. Una serie de eventos sombríos y desafortunados tienen lugar donde Macbeth se ve obligado a luchar contra los demonios que se posan dentro de su cabeza. Su propia mortalidad es cuestionada hasta un punto de absoluta e irrevocable locura y caos.

Ahora, llegando a la película en sí, este es el primer esfuerzo como director en solitario de Joel Coen. Joel Coen, la mitad de los infames hermanos Coen, ha sido responsable de numerosas sagas que analizan los dilemas existenciales y morales de una manera más inteligente y extremadamente oscura. El ingenio que los Coen aportan a su trabajo realmente los convierte en uno de los directores más grandes e icónicos del cine estadounidense.

Con «La tragedia de Macbeth», Joel Coen adopta un enfoque más oscuro y desolador de la tragedia de Shakespeare. Filmado casi en su totalidad en un estudio de sonido, Coen intenta hacer que su historia se sienta como si fuera un acto de teatro destinado a evocar una respuesta inmediata. Mezcla el estilo visual del expresionismo alemán con la obsesión de Bergman por los primeros planos. El cuento de fantasmas brumoso y despiadado que él filma (gracias a la gran ayuda del director de fotografía Bruno Delbonnel), busca sacarte el monstruo de encima. Sin embargo, todo lo que me dejó fue una sensación de agotamiento extremo. No logra mover ni un solo cabello de tu cuerpo y todo el estilo visual no va a ninguna parte.

Eso no significa que la película no tenga méritos. Tanto Denzel Washington como Frances McDormand son excepcionales en sus roles. Washington en particular es espectacular. Su Macbeth es un enfoque más antiguo y sutil del personaje, y aunque siente que la película se apresura hacia su inevitable sed de sangre, le da a la película un sentido de propósito. McDormand se esfuerza mucho, pero al igual que el texto original, Lady Macbeth no tiene mucha agencia para ser un catalizador supremo de la progresión general.

El hecho de que Coen no ofrezca nuevos conocimientos sobre este cuento de Shakespeare hace que su existencia sea algo redundante e inútil. Seguro que sirve bien para las personas que buscan un enfoque más experimental del material antiguo, pero el lenguaje rico (que no vi como un problema en el Macbeth de 2015) te abandona como espectador. Aparte de la versión CGI de las tres brujas que vemos en la apertura de la película, no sale nada memorable de «La tragedia de Macbeth». Es una adaptación obsoleta y silenciosa que hace muy poco para impresionar.

Calificación: 2/5